Las áreas comunes fomentan la creatividad

En 2019, el Restaurante de Jeff en la Galería Mokotów realizó una encuesta que mostró que la mitad de los encuestados almorzó en su empresa en áreas designadas y el 20% comió en sus puestos de trabajo. La última opción ciertamente no es conveniente ni para el empleado ni para aquellos con quienes comparten espacio. Sugerimos qué hacer al diseñar zonas donde pueda comer con tranquilidad y establecer relaciones valiosas.

Mientras estamos sentados en nuestra mesa de trabajo, cada uno de nosotros suele centrarse en el trabajo en cuestión. En las salas de conferencias nos reunimos para hablar sobre proyectos específicos. La conversación generalmente es moderada y tiene un propósito concreto. Sin embargo, debido a que somos criaturas sociales, también necesitamos lugares para intercambiar ideas más libremente. Esto se produce mejor en espacios donde los empleados pueden tomar un descanso de sus tareas durante un rato para tomar el desayuno, el almuerzo o el café.

Lejos del ajetreo y el bullicio

Los alimentos liberan endorfinas, que mejoran nuestro estado de ánimo, por lo que si comemos juntos, podemos compartirlo de inmediato. La zona donde los empleados comen bocadillos o almuerzos es importante para crear un ambiente agradable y relajado en la empresa y, por lo tanto, relaciones saludables. También fomenta el intercambio libre de pensamientos que pueden dar lugar a una idea nueva y creativa. Tales oportunidades por sí solas son razones sabias que deben tenerse en cuenta al diseñar una oficina y un espacio común.

Otro argumento a favor de las comidas en común es el aumento de la conciencia de las necesidades, especialmente entre los jóvenes, que se guían no solo por los niveles de ingresos sino también por las condiciones en la oficina. Teniendo esto en cuenta, al crear un plan de espacio, una zona de comida compartida debe diseñarse lejos de las principales rutas de comunicación, por ejemplo, al final de la oficina o en un pasillo lateral. Un lugar donde no habrá ajetreo y bullicio de conversaciones telefónicas o el ruido de los equipos de oficina. De esta forma, logramos la creación de un oasis de calma propicio para momentos de descanso mientras se come y bebe, dando tiempo y espacio a los empleados para respirar y concentrarse en relaciones menos formales pero de vital importancia.

El placer de comer

¿Cómo se debe diseñar un área común en la que los empleados puedan revitalizarse mientras comen? Deberíamos guiarnos por el concepto que tenemos de cocina y comedor en casa y teniendo en cuenta los sentidos y las necesidades humanas. Cómoda y conveniente pero funcional, la cocina no es solo una habitación, sino el corazón del hogar. Tal área común para comer debería ser atractiva, quizás con mesas más pequeñas con cojines suaves o sillas estilo café, a diferencia de los muebles de estilo de comedor más utilitarios que estamos acostumbrados a ver. Cómodo, estético, ergonómico. Colores cálidos y atractivos como rojos jugosos, amarillos vibrantes y verdes vivos. También debe haber elementos decorativos y plantas para ayudar a reforzar una atmósfera hogareña para hacer que el tiempo que se pase ahí sea un momento que apetezca. La iluminación, preferiblemente natural, pero si no es posible, debería proporcionar un color cálido con un alto índice de reproducción cromática, porque comemos con los ojos.

Los estudios mencionados anteriormente indican que la mayoría de los empleados comen en el trabajo. No salen a almorzar. Los sociólogos, por otro lado, señalan el valor de las conversaciones aleatorias y las reuniones ad-hoc. Por lo tanto, vale la pena pensar en la zona de comidas compartidas en la oficina como no menos importante que las otras áreas del lugar de trabajo. Con muchos años de experiencia en el diseño del espacio de trabajo, Quadrature se enfoca en soluciones de disposición que conducen a momentos de descanso y tiempo de inactividad, así como a la interacción casual, en la que existe, como creemos sinceramente, un gran potencial. Nuestra experiencia también muestra que cuanto más atentos estemos al diseño de este espacio, mejor será el bienestar de nuestros empleados. Y no puedes ponerle precio a eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *